Situación de la Educación Superior en Nicaragua

“En términos del desarrollo, pertinencia y calidad no deben de separarse”, expresó el  presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), ingeniero Telémaco Talavera Siles, también rector de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

En ese sentido argumenta el académico que por ejemplo, “si las universidades capacitamos a los mejores confeccionistas en trajes de piel de oso, podría ser que lo hicieran magistral y esto tendría calidad, pero no tendría ninguna pertinencia, ni social, ni económica ni ambiental en el país”.

Afirmaciones que fueron reveladas en un foro debate sobre la situación de la Educación Superior en Nicaragua en el marco del I Congreso Educación y Desarrollo Humano que organizó la UNAN-Managua el 23 de agosto del año en curso.

Facilitación del aprendizaje para la vida, el desarrollo y la sociedad
Del mismo modo el ingeniero Talavera indicó que, las universidades tienen brechas tecnológicas y de contenidos.  “Seguimos enseñando como que si no existieran las nuevas tecnologías de información y comunicación que nos ofrece el Internet. Muchas veces somos bastante dictadores, llegamos a dictar la clase”.

Añade Talavera que la tecnología no es la solución, si no el espíritu el compromiso, la visión del docente, eso es válido. “Muchas veces hacemos avión la graduación del estudiante, cuál es el resultado no se gradúan, o se gradúan muy poco, sin embargo si facilitáramos los procesos de producción académica  sin poner en duda la calidad, a veces las cosas sencillas bien direccionadas pueden tener un gran impacto y entonces las universidades que tenemos miles de estudiantes, podríamos tener anual a miles de elementos de producción académica y de utilidad para la  parte económica, social y ambiental”.

También explicó que todos los subsistemas de educación tienen brecha, por ejemplo en recursos, todavía Nicaragua tiene sectores de extrema pobreza. Hay escuelas que no tienen bibliotecas, pizarras, laboratorios, servicios básicos, sanitarios, entre otras.

“La educación inicial es importante, pero también tenemos un déficit de cobertura en todos los subsistemas, por ejemplo en la técnica hay un vacío extraordinario, y en la Educación Superior a pesar que dicen que tenemos muchos profesionales en Nicaragua y a penas tenemos una cobertura del 22%, cuando en los países de Centroamérica es del 30% y cuando los de Latinoamérica andan en los 50% y algunos superan el 80%”.

Recalcó el Presidente del CNU que se requiere revolucionar la educación en todos los niveles, “está bien la Autonomía pero no podemos hacer lo que nos dé la gana, sí para hacer las cosas en función de la sociedad”.

En este debate también participó el maestro Juan Bautista Arríen, representante de la UNESCO en Nicaragua.

Señaló que la Universidad tiene cosas maravillosas, educa para algo práctico, pero carece de otras como de lo psicoafectivo, no hay motivación. “Ahí hay creatividad, genialidad y la familia es la base y la sociedad de alguna manera u otra interactúa con nosotros”.

Contínua el maestro Arríen señalando que los problemas presentados en los procesos educativos están en lo sicosociales, vemos que no hay un clima afectivo entre los docentes, en los centros de trabajos. “El conocimiento no tiene que estar en dirección de la ciencia porque las bases de tu pensamiento están en lo psicoafectivo”.

Académicos participantes de la UNAN-Managua y del resto de universidades públicas y privadas de Nicaragua.

Aconsejó que no solo se debe ser educador, si no que también maestro y pedagogo. Educador es el que orienta, constructor de sistemas educativos; maestro, saberes acumulados, experiencia, sabiduría, es lo sustancial y, pedagogo porque debe introducirse en las entrañas de cada persona, en este caso del estudiante.